¿No sería mejor usar semen fresco?

Cuando se realiza la ICSI sobretodo en el contexto de un ciclo de FIV con ovocitos de donante, la probabilidad de éxito es la misma tras uso de semen fresco y congelado. Para garantizar estos buenos resultados, se realizará de manera rutinaria una prueba de descongelación del semen que ha sido aportado por el hombre generalmente durante la primera visita a la clínica. En los casos en los que esta prueba no resulte favorable o bien, cuando se considere oportuno por otros motivos médicos, se solicitará una nueva muestra en fresco el día de la punción folicular.

El uso sistemático de semen fresco puede originar algunos inconvenientes de tipo organizativo. Uno de ellos es que, habitualmente, se comunica el día de la punción de la donante con 1 ó 2 días de antelación a la misma, por lo que el tiempo para organizar el viaje a Barcelona para dejar la muestra será un poco limitado. Otro de los inconvenientes sería que, en el caso de no disponer de bastantes ovocitos maduros el día de la punción folicular, el hombre se habría desplazado a la clínica en vano y tendría que volver en los días posteriores cuando se le asignara otra donante. Todo esto hace que no recomendemos de forma habitual el uso de semen en fresco sino que quede supeditado a la indicación médica o bien, al deseo de los pacientes siempre y cuando conozcan las limitaciones que esto puede conllevar.

Volver a las Preguntas Frecuentes