Estudio de fertilidad simplificado

La esterilidad se define como la incapacidad de una pareja para lograr el embarazo tras un año de relaciones. El 85% de las parejas, habrá conseguido la gestación en este tiempo, por lo que parece indicado iniciar un estudio de esterilidad tras este periodo de las parejas que lo deseen y no tengan otros factores añadidos que aconsejen adelantar este plazo.

La primera visita debe constar de una evaluación global de la pareja, incluyendo anamnesis con antecedentes familiares, enfermedades padecidas, ciclos de fertilidad realizados previamente…. Asimismo, es recomendable una analítica de salud básica que incluya serologías y una exploración física y ecografía ginecológica de la mujer.

Para realizar el estudio básico de fertilidad debemos basarnos en la objetivo establecido por la ESHRE: “Evitar las pruebas innecesarias que deomoran el diagnostico y encarecen el proceso“. Por lo que centraremos el primer estudio en tres valoraciones:

  • Valoración de función y reserva ovárica: la edad de la mujer se perfila como el principal factor independiente en el estudio de fertilidad, determinante en la calidad y también en la cantidad de ovocitos disponibles que podremos valorar mediante ecografía con recuento de folículos antrales y analítica (FSH, estradiol, AMH). La existencia de ciclos menstruales regulares nos sugieren la existencia de ovulación (también podemos apoyarnos en determinaciones de LH y progesterona).
  • Valoración de permeabilidad tubárica: mediante la ecografía y la histerosalpingografía (demorar esta última hasta la valoración del factor masculino).
  • Valoración seminal: según los criterios de 2010 de la OMS, también nos orientará a la hora de elegir el tratamiento.

Este estudio básico nos permitirá diagnosticar aspectos básicos que esten disminuyendo las posibilidades de embarazo y orientar hacia el tratamiento óptimo para la pareja.


Dra. Ana Bolivar de Miguel
Eugin Madrid