¿Por qué se realiza la ICSI y no la FIV convencional en donación de ovocitos?

Hay varias razones:

  • La donación de ovocitos tiene la particularidad de que si no disponemos de un número adecuado de ovocitos maduros, se puede asignar otra donante. En el caso de la FIV convencional, al no tener que eliminar las células que rodean a los ovocitos antes de su inseminación, no podemos saber si estos son maduros o no. Es decir, las células de la granulosa que rodean a los ovocitos naturalmente, impiden ver si las características morfológicas de los mismos se corresponden con óvulos maduros. Por lo tanto, existe un riesgo de atribuir ovocitos de menor calidad y de no obtener en número deseado de embriones.
  • Con la ICSI (inyección espermática intracitoplasmática) aumentamos el porcentaje de ovocitos fecundados y, por lo tanto, de embriones disponibles. Se trata de un proceso que, previa eliminación de las células de la granulosa que rodean al óvulo, inyecta al espermatozoide dentro del óvulo. Es decir, sabemos a priori cuántos óvulos son maduros y, a la vez, aumentamos la posibilidad de que se produzca la fertilización introduciendo el espermatozoide dentro del óvulo.
  • La ICSI nos permite el uso de semen congelado con la misma probabilidad de éxito que con el semen fresco siempre que la prueba de descongelación del mismo haya resultado satisfactoria. Esta prueba de descongelación se hará algunos días después de la primera visita.

Volver a las Preguntas Frecuentes